El pasado sábado 26 de septiembre fui a ver al María Guerrero (Madrid) la adaptación que Tim Robbins ha hecho de la conocida obra 1984 de George Orwell. Aunque con sobre títulos para entender a los actores que hablaban en inglés la obra fue sobresaliente, así como las actuaciones. Me alegro de no habérmela perdido. El mensaje del texto es escalofriante. 1984 debería ser un libro de texto en los colegios. Tristemente las nuevas generaciones conocerán al Gran Hermano por el lamentable programa de televisión en vez de conocerlo a través de la novela donde cuenta como a través de lenguaje, los medios de comunicación y el fanatismo inducido se podría llegar a controlar a la raza humana.