Portada del libro diseñando lo obvio

Portada del libro diseñando lo obvio

Haciendo caso a una recomendación me he empezado a leer un curioso libro que trata de acercar el sentido común al diseño de los interfaces de las aplicaciones web o software. ¿Qué es esto?, creo entender que consiste en permitir al usuario acceder a la información a través de una aplicación pensada en llevar a cabo la tarea para la que se diseñó de manera sencilla y favoreciendo su experiencia.

Tengo que decir que lo que escribo en este post está traducido e interpretado a mi manera del inglés y que esto puede suponer una falta total de coherencia. No obstante creo que puede ser una muestra para decidiros a comprar el libro o leerlo.

En realidad este especialista habla de que normalmente la gente no se sienta delante de un ordenador porque le divierta, sino para llevar a cabo alguna tarea específica o trabajo. Para que esto sea posible hay que hacer uso de aplicaciones informáticas que no suelen poner las cosas fáciles al usuario produciendo altos grados de frustración y desasosiego. Nos obligan a hacernos expertos cuando en realidad lo que tendrían es  obligarnos a ser únicamente usuarios.

El software debería tratarte como si estuvieras invitado en una casa, ser un buen anfitrión cortés, acogedor y agasajarte con buenos tratos. La realidad es que el software te interrumpe, te increpa y te dice que hay errores pero no cómo solucionarlos y es de todo menos amigable. Además a veces parece que se propone esconder las opciones para que te vuelvas loco.

Lo que hace un diseño obvio es hacer las cosas claras, que todo sea sencillo de entender y de encontrar,  de este modo no tendré que  esforzarme en exceso y ni invertir demasiado tiempo.
Según el autor hay tres estratos:
1) Los usuarios
2) El interface
3) Los datos
Un buen software basado en la web debería seguir los siguientes principios.

– Ajustarse a la manera que tienen los usuarios de interactuar con la web pero centrándose en su actividad más que en una audiencia específica
-Mostrar sólo las opciones necesarias para que los usuarios completen la tarea para la que ha sido diseñada
-Ayudar a los usuarios para que pasen de ser principiantes a usuarios avanzados rápidamente
– Hacer fácil la solución de errores y evitar que estos lleguen a ocurrir
– Crear uniformidad en los elementos del interface pero forzando la jerarquización
– Evitar el abarrotamiento
¿Por qué elegimos una aplicación web u otra…?
– Normalmente elegimos la primera web que podemos tolerar y que responde mínimamente a nuestras expectativas.
– Un producto no es mejor por ofrecer más opciones sino por permitir al usuario avanzar rápidamente hacia el estatus de usuario medio (no solemos subir en conocimientos)
– Si un usuario encuentra muchas dificultades a priori no volverá.

Se puede trabajar pensando en cómo funciona la gente con la web, pero también se puede trabajar olvidando los hábitos de uso y centrándose en el diseño concreto de una aplicación para realizar un actividad específica.

ENTENDIENDO COMO PIENSAN LOS USUARIOS
Normalmente la gente no hace lo que piensa que debería hacer y no actúa como piensa que debería actuar. No siempre elegimos bien

ENTENDIENDO CÓMO LOS USUARIO EN REALIDAD HACEN LAS COSAS
La gente es divertida, especialmente cuando usa un ordenador.
Antes de hacernos expertos en una aplicación aprenderemos al menos el 20% de su funcionamiento, algunas veces se esconde intencionadamente el otro 80%. Por ejemplo una persona puede ocultar todos los controles del Word y ser capaz de guardar, poner negritas, subrayar, etc… a través de atajos de teclado.
La gente tiene cosas mejores que hacer que andar conociendo todos lo vericuetos del software que usa.

MODELOS MENTALES
Nos formamos ideas acerca de cómo funcionan las cosas y creamos asociaciones. Puede pasar que creas estar trabajando sobre un documento y resultar que trabajar sobre otro con el mismo nombre en otro directorio. El mismo documento puede coexistir en varios sitios a la vez.
Aprendemos el 20% de funcionamiento de una aplicación, aprendemos a hacer las cosas de una manera y la repetimos, y sacamos nuestras propias conclusiones de cómo funciona la cosa