El pasado 12 de noviembre fui a ver El gordo y el flaco. Creo que ir a ver una obra de Juan Mayorga es una garantía de ir a ver una buena obra de teatro. La tortuga de Darwing, Fedra, Himmelweg, La paz perpetua… no sé, cualquier obra suya ofrece un texto actual desbordando humanidad.

Esta vez fui a ver El gordo y el flaco en la sala Cuarta Pared. La obra habla de esta pareja de cómicos que en su decadencia vive en una habitación de hotel con la vaga esperanza de que su crisis pase y vuelvan los tiempos dorados. Risas exageradas y esperpénticas aparte, de ciertos asistentes que creían estar viendo a Faemino y Cansado, la obra es una amarga reflexión sobre las relaciones humanas en la que una de las partes se da cuenta de que su compañero es una persona egoista cerrada en su mundo que intenta arrastrar (en su empeño de creer que todo va a cambiar) a la otra mitad, a una vida de penurias y vulgaridades.
A mi me parece que es un texto muy acertado que trata un tema muy presente en nuestras vidas ya que el egoismo en las parejas es algo que aflora, queramos o no, en un momento u otro.

Actores de El gordo y el flaco

Actores de El gordo y el flaco

Deliciosa la obra. Es un portento este señor, espero más obras suyas con ahínco.

Reseña de la obra El gordo y el flaco en la Cuarta Pared