Este libro ha sido uno de los que más me ha hecho disfrutar desde hace meses. Este genial ensayo sobre el universo viene de la mano de un ex-alumno de Stephen Hawking llamado Christophe Galfard.

¿Qué puedo destacar de este ensayo?

El uso de metáforas visuales realmente fáciles de entender es el recurso de este libro para que los pobres mortales podamos acercarnos y medio entender los misterios del universo, desde lo más pequeño hasta lo más grande sin recurrir a un dios todopoderoso. No hace falta tener conocimientos científicos para entender El universo en tu mano (este título me sigue sonando a una novela de H.G Welles). Sólo es necesario ser una persona curiosa con ganas de conocer, algo mejor, este universo en el que vivimos; qué es lo que nos rodea y acercarnos a los misterios y leyes que nos contienen.

En definitiva lo necesario para leerse El Universo de tu mano, y disfrutar cada página es: ser una persona inquieta; un fan de Interstellar (eso seguro que te hace disfrutar más) y para terminar: ser muy valiente como lo era Alicia (la de Carrol) para encogerte hasta límites insospechados y visitar esa inmensidad que hay entre los átomos de la que todo está hecho.

Prepárate para un viaje asombroso por el universo

Es importante no tener vértigo para esta experiencia, ya que viajar por el universo tiene sus cosas; su inmensidad y las velocidades a las que hay que ir, nos ponen, a los más sensibles a los mareos, en más de un aprieto. No sé por qué me atrae tanto este tema. Desde que tengo 12 años es algo que me apasiona. Para colmo, y por fortuna para mí, de paso tengo la gran suerte de descubrir que en Netflix está disponible COSMOS, la continuación del espectacular ciclo de documentales de Carl Sangan; por lo que estoy disfrutando de forma compulsiva del universo sin salir de casa.

MIS ANGUSTIAS EXISTENCIALES

El ser humano es insignificante y perecedero, y eso me causa un poco de angustia, no lo puedo negar. Todo dejará de existir en algún momento: lo conocido y lo que se conozca en el futuro, cuando ya no estemos ni tú ni yo aquí. Recordemos que nuestro planeta ha sufrido 5 grandes extinciones y en algún momento tendrá que venir la sexta.

Eso es lo que más vértigo me da; pensar que esta casualidad en la que tenemos el honor de vivir en forma de un gran conjunto de células organizadas, es algo pasajero y eventual. Casualidad, y no una obra divina de un ser superior; esto va más allá de nuestras pretensiones de ser el centro de todo. La naturaleza nos gobierna y sólo somos una consecuencia de una estrategia para dispersar nuestro material genético. No somos más que otras especies, aunque pensamos que el ser humano está por encima de todo, pero por encima de todo está la naturaleza y el universo con sus leyes.

Tantos años de evolución desde aquel caldo primigenio, para que, si las investigaciones acerca de los viajes interestelares no prosperan lo suficiente, todo acabe y se extinga cuando llegue el momento. Eso sí que es presión.

El hecho de que los átomos y moléculas se organizaran fortuitamente desde el caos a través de las leyes que gobiernan el universo dando lugar al desarrollo de organismos capaces de evolucionar hasta poder transmitir conocimiento, eso es algo realmente difícil de que vuelva a suceder. Es inimaginable la gran pérdida que puede suponer que con el paso del tiempo todo desaparezca, sin que deje huella la humanidad en el universo (cierto es que nos quedan los discos de oro de la Voyager). Siempre puede encontrar esas reliquias de oro alguna civilización extraterrestre, que tenga tocadiscos, para que sepan que no están, estarán o estuvieron solos en el universo.

Debo dar las gracias una vez más a la editorial  BLACKIE BOOKS por poner a nuestra disposición otra obra de arte. Disfruté con INSTRUMENTAL de James Rhodes y lo he vuelto a hacer con EL UNIVERSO EN TU MANOde Christophe Galfard.

Os dejo aquí un listado de enlaces con reseñas del libro: