Para empezar el año es un buen ejercicio revisar con tu extracto del banco anual, todos los gastos y cargos que se han hecho en tu cuenta. Supongo que hay gente de todo tipo, y que no todas las personas son tan desastre como un servidor, pero intuyo que si me ha pasado a mí, seguramente no sea el único. Revisando este documento vas a descubrir pequeños agujeros que mensualmente no percibes, pero que sumados a lo largo de todo el año, arrojan grandes cifras en nuestras modestas economías. Para mi son los peligros de PayPal, Amazon y la facilidad de poder comprar a golpe de clic. Esta inconsciencia consumista nos hace pagar por servicios que ignoramos que estamos pagando.

Antes de continuar voy a tener que disculparme ante mi pareja y a ella dedico estas líneas por haber sido tan paciente y previsora. Entre mis defectos, el de ser poco humilde y tener exceso de confianza es el que casi me hace perder 150€. Me ha parecido un ejercicio tan interesante que voy a dedicar un rato a escribir y publicar este post para quién lo desee no deje de hacer la prueba. Te llevará un rato pequeño, pero te hará un gran favor.
Como digo saca el extracto anual de tu banco e imprímelo, hazte una infusión y ten a mano una libreta.

En nuestro caso, la economía es conjunta, así que mi pareja fue anotando los cargos recurrentes sigilosamente en el salón.
Superando una gripe como estaba esa tarde no tenía la cabeza para muchos ruidos. Mientras alguien se preocupaba en casa de hacer una importante tarea, yo vagueaba con alevosía pensando: “qué pérdida de tiempo qué manera de desconfiar, con lo bien que se está aquí, descansando”. Cuando llegué al salón la realidad me esperaba implacable.
En el extracto del banco, marcados en rosa venían 12 cargos de 15€ cada uno de un servicio que sólo podría haber contratado yo. No había disculpa.

Efectivamente, yo creía haber cancelado una suscripción a un servicio (muy bueno por cierto) de cursos online de desarrollo web y al parecer lo que había hecho era pausar la facturación y no cancelar como creía. Después de esto me desentendí y al cabo de tres meses los cargos volvieron, pero debido a que no era mucha cantidad no le presté atención. (Puedo deciros que la empresa me va a devolver el dinero. Muchas gracias Sitepoint por vuestra infinita comprensión).

Otro consejo, revisad con especial cuidado las suscripciones anuales que hayáis hecho, la mayoría se renuevan automáticamente y dado que es un sólo cargo, si no lo detectas ahí se queda. A nosotros nos estaba ocurriendo algo así, pero por suerte también hemos conseguido que nos devuelvan el dinero.

Esto demuestra que esta práctica es muy recomendable y más con los servicios online que nos invaden con promos suculentas de “el primer mes gratis”. Tras dejar apañados los datos de facturación si se te pasa darte de baja, te empiezan a cobrar como dios manda cuando toca.
Para evitar con este post discusiones, por favor tened en cuenta que ver escrito y compartir con alguien tu historial de gastos, va a mostrarte sin tapujos, tal y como eres.

¡Ojo! revisar un extracto bancario donde se reflejen todos los movimientos, es tan arriesgado como poner a la luz el historial de tu navegador. Por cierto no puedo dejar de acordarme de algo que me dijo un amigo informático: un historial de navegador limpio, es un pasado sucio.