•  Director: Marcos Jorge
•  Actores: Babu Santana, Paulo Miklos
•  Duración: 1 hora 40 minutos
•  Fecha de estreno: 19/12/2008
•  País: Brasil

Cuando después de tanto tiempo tengo oportunidad de ir al cine me doy cuenta de que la oferta supera con mucho mi dedicación. Lo mejor es mirar por encima qué hay y apostar. Normalmente en este tipo de salas suelen ofrecer cine de calidad y dentro de ese abanico ya podemos decidirnos por la que nos apetezca o la que tenga el cartel más bonito, que aunque superficial, la verdad es que hace mucho.
A mi como me gusta la cocina no tuve ningún problema en decidirme y a mi chica tampoco le pareció mal. Además resulta que la peli está bien, con un ritmo que aunque en ocasiones no sé si se ralentiza un poco, la verdad es que me permite meterme en la historia (un poco predecible, por poner algún pero) que pese a no esconder mucho el desenlace, juega genial con dos líneas temporales. Los actores bien, la realización bien, todo bien (menos la chica que me tocó al lado que además de comer como un pavo, dejó todo el suelo lleno de basura lo cual dice muy poco de su educación) y en general es una de esas películas que te hacen pensar que no has perdido el tiempo.
Si tenéis un rato, no os la perdáis. No soy muy experto en cine brasileño pero hay unas cuantas películas de allí que me han impactado como Ciudad de Dios o Estación central de Brasil.
Tengo la impresión que tanto en cine como en la música el tener poco presupuesto obliga a centrarse más y hacer las cosas bien y con talento. ¿No tuvo que estar Cervantes preso, creo recordar, no sé cuanto tiempo para así poder escribir el Quijote?.
Hay que pasar hambre y frio (comedidamente) o cómo se dice en la calle “comer mierda” para hacer buenas obras de arte. En este caso el poco presupuesto de esta coproducción dice mucho de su productor y director.

carátula de la película estómago

carátula de la película estómago