Resulta que hay quien piensa en ajustar el gasto público recortando presupuesto en investigación, formación y ciencia. Si algo nos va a sacar de esta crisis es el trabajo real y el formar a los investigadores; y no la especulación que se ha impuesto como bastión de crecimiento en los últimos años, por eso la ciencia española no necesita tijeras, necesita más bien ayudas que permitan seguir invirtiendo en investigación, desarrollo y en apoyar la formación. Terminaremos obligando a nuestros científicos a exiliarse a otros países con mejores programas y becas que les permitan llevar a cabo sus trabajos y lo que es peor teniendo que pagar para que esos desarrollos lleguen aquí. Veremos como las nuevas generaciones están cada vez peor formadas, con menos recursos, pudiendo llegar a límites que desconocemos como muestra la película “Idiocracia“.
¿Volveremos a invertir en pantanos en vez de en desarrollo real?, eso que se lo pregunten a nuestros gobernantes que tan sabiamente han dejado que lleguemos hasta este punto.
Invertir en ciencia es invertir en el futuro y el desarrollo, y recortar su presupuesto nos va a conducir a la fuga de cerebros y a poner freno a cualquier posibilidad de crecimiento.

Puedes leer más en…
http://aldea-irreductible.blogspot.com/2009/10/la-ciencia-en-espana-no-necesita.html