He ido a Caja Madrid a dejar mi declaración de la renta y resulta que me dicen que lo de usar papel reciclado puede ser un problema. Entonces tengo que volver a imprimir todo, en papel reciclado porque no tengo otro papel, fotocopiarlo, volver a firmarlo y luego entregarlo. Vaya estupidez. Sé que es mejor presentar la declaración telemáticamente pero con estas cosas todavía prefiero tener un resguardo físico. En fin, que lo de hacer difícil todo es una práctica habitual en la administración pública.