Después de una experiencia desastrosa compartiendo especialidades culinarias con algunos compañeros de trabajo tuve que hacer uso de Internet para sacar alguna receta de comida fácil para compartir.

Si decides hacer comida para compartir no hagas Judías blancas rehogadas con curri porque te las tirarán a la cara como si se tratara de una barba ignífuga de enanito. Es mejor ir a lo clásico.

Siempre me han encantado las empanadas criollas y como se me presentaba la oportunidad de cocinar algo de comer para un cumpleaños, pues me puse a ello.

De la receta que saqué me inventé la mitad y aún así han salido muy ricas.

La masa o te la curras tú mismo, o compras la obleas hechas (yo las compré). Si lo haces tú mismo seguramente salga mejor, pero con las otras también triunfas y te ahorras bastante tiempo.

El relleno.
Partiendo de que no voy a comprar lomo argentino por su precio me conformo con carne picada mundana (500g). Cuando baje más el euríbor a lo mejor lo hago como dice la receta original.

Picar ajos (sin cortarte un dedo, como me pasó a mi) y dorarlos, picar cebolla y pocharla junto a los ajos, picar pimiento rojo e incorporar al sofrito. Acto seguido echar 4 hojitas de laurel, aceituna verde picadita y bien de pimentón rojo.

mi dedo

mi dedo

Aparte hierves 2 zanahorias pero sin que se queden blandurrias y 4 huevos duros.

Sofríes la carne con la verdura y yo eché un poco de tomate frito para darle sabor y un poco de vino blanco (no mucho para que quede una masa consistente).

Después retiras y mezclas con los 4 huevos duros picaditos y la zanahoria y dejas que se enfríe la cosa.

Las empanadillas o las fríes (opción rápida) o las horneas, están de impresión en ambos casos.